01. RELOJ QUE NO DA LA HORA

El pasado fue un año decepcionante, y el final de año,  para llorar. Cumplo 15 años ininterrumpidos de trabajar para Hampstead and Keller Insurance Consultants, una pequeña firma consultora de Manhattan que da servicio a las grandes aseguradoras de la costa este. Los empleados de H&KIC suelen recibir un reloj de oro al cumplir 15 años de servicio, ¡pero a mí me lo han negado! ¡Por ser mexicano! A pesar de vivir aquí desde hace 22 años. A pesar de hablar inglés mejor que ellos. A pesar de no haber cometido un solo error en todo ese tiempo.

Fue en marzo cuando vi mi nombre en la lista que anunciaba que el 1 de diciembre cumplía los quince años de servicio. Reconozco que sentí cosquilleo en el cuerpo, finalmente era un logro que llevaba mucho tiempo anhelando. El premio es simbólico. En esta oficina, hay tres clases de personas: los jefes, los que llevan el reloj y los que no lo llevan. Cumplí con todos los requisitos para pasar de la tercera categoría a la segunda, pero se me ha negado, es una injusticia. Nada de reloj. Sólo la lista en el tablero, el diploma y las gracias.

El año pasado, Primitivo Molina , un cubano ruidoso y peleonero, cumplió los quince años y le dieron su reloj. No se lo quita ni para bañarse. Me da rabia, no es justo. Mi jefe se llama Harold, pero no me da la gana escribirlo con mayúscula, así que que me referiré a él como harold. harold james danson. Vaya nombre. Él sí que tiene placa grabada con su nombre en su escritorio, pues es supervisor. En su equipo trabajamos nueve personas: cuatro capturistas, entre los que estamos Primitivo y yo, tres investigadores, una assistant que se llama Peggy Martínez y Leo, un ayudante que hace las veces de mensajero. Peggy Martínez es cien por ciento gringa. Muchas veces ha intentado explicarme porqué lleva apellido mexicano, pero no entiendo lo que me dice. A mí, honestamente, me vale un cacahuate.

Escribo desde mi escritorio, la verdad es que estoy aburrido. Como es principio de año, hay poco trabajo. Esta noche iré al bar del alemán y después, a casa. Me gusta rezar en las noches, encender el televisor y quedarme dormido. Querido Pedro, que tengas buena noche. Je.

5 comentarios:

Mercedes Ridocci dijo...

Denuncia envuelta en humor... ¿un poco negro?

"Continuaré"
la andadura de este personaje.

Poetiza dijo...

Un gusto leerte. Te dejo saludos y un beso, cuidate.

RECOMENZAR dijo...

Te descubrí porque estas entre mis seguidores Me gusta tu cuento dale y comentá en Recomenzar ....dice que comentar trae suerte... te espero y volveré a comentarte porque me gusta el sabor de tus letras

Soy YO - MilThon dijo...

me recordar a una cancion que dice reloj no marques las horasss, cantada por el cantautor Manzanera un mexicano.
pues nada bueno y saludos

Silviacas dijo...

Gracias Raúl por llegar a mi blog y dejarme tu testimonio. Ahora me tienes tú por aquí disfrutando de tus letras...volveré con tiempo, rico contenido y ganas de quedarme pero las obligaciones me azuzan. Pero mi permanencia aquí está asegurada.
Un abrazo
Silviacas